El Llanero Solitario o cómo un filme logra tener vida gracias a Johnny Depp

Image

Johnny Depp es el alma de El Llanero Solitario. Pero no sólo eso. Es la mayor fortaleza y el principal pilar de una cinta agonizante y que cobra vida gracias a él. Cuando Depp está inspirado el filme es entretenido, cómico y delirante y cuando no lo está es tedioso hasta el hartazgo. No es el héroe deslucido que encarna Arnie Hammer, ni sus villanos intrascendentes, ni un director sin brújula, lo que hacen trascender esta película, sino el actor que da vida al indio Toro. En resumen Depp es el alma de una película sin vida.

La secuencia inicial es prometedora. Tras la  breve presentación de un Toro anciano, la acción aparece de inmediato con la Obertura de Guillermo Tell como música de fondo. La escena del robo al banco es perfecta para presentar al héroe y su compañero, pero el director Gore Verbinski parece complotar contra sí mismo y prefiere explicar las motivaciones de su personaje principal,  tomándose más de dos horas para ello. Lo que Christopher Nolan hizo con maestría en Batman begins, al narrar como Bruce Wayne se convirtió en Batman, Verbinski lo hace sin imaginación y con un guión incoherente, redundante, demasiado explicativo y alargado hasta lo inimaginable.

Sumado a un director inoperante, Arnie Hammer compone a un héroe inconsistente, endeble y sin el carisma, ni el humor de Depp. Es injustificable que el realizador se tome dos horas para que el Llanero Solitario, como todos lo conocemos, recién haga su aparición con su música característica y su destreza en el manejo de la pistola. La secuencia final, que resulta ser efectiva por momentos, no llega a ser el climax de la cinta debido a que es reiterativa (el duelo entre el héroe y el villano encarnado por un deslucido William Fichtner termina siendo el tercero del filme y a esas alturas resulta tedioso) y poco imaginativa (con varias deudas con la primera escena del tren, que resulta más lograda).

El realizador de Piratas del Caribe y Rango vuelve a ampararse en el carisma de Depp en esta película y ese es finalmente uno de sus pocos aciertos. Los defectos que tuvieron las dos secuelas de su saga de piratas vuelven a percibirse aquí: una excesiva duración sin un guión que la puede sostener debidamente. Dudamos que esta vez haya una secuela debido a su poco éxito en la taquilla estadounidense y esa es sin duda una buena noticia, pese a que siempre es un placer ver a Johnny Depp imitar los gestos de Buster Keaton y salvar la función

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s