Los mejores soundtracks de los 90’s: Desde Pulp Fiction hasta Buena Vista Social Club

Image

La década de los noventa no sólo se destacó por la aparición de Quentin Tarantino en el cine o por ese fenómeno denominado grunge que le regaló al mundo bandas notables como Nirvana o Pearl Jam. Aquella década se caracterizó también por el lanzamiento de bandas sonoras de gran calidad que 20 años después no han perdido su vigencia. Escogimos los mejores soundtracks de esa época, la música que formó parte de escenas míticas y de películas que dos décadas después se convirtieron en clásicos. A continuación los mejores soundtracks de los 90’s:

Pulp Fiction (1994):

¿La mejor banda sonora de esa década? Probablemente sí y por ello resultaría imperdonable dejarla fuera de esta lista. Pese a que no representa la música de esa época (a excepción del cover de “Girl, you’ll be a woman soon” interpretado magistralmente por Urge Overkill), este soundtrack contiene gemas como “Misirlou” de Dick Dale & His Del- Tones, que sirve de efectiva cortina musical al filme, “Jungle Boogie” de Kool & the Gang  o “You never can tell” de Chuck Berry, que suena en el inolvidable baile que protagonizan John Travolta y Uma Thurman. Melómano incurable, Quentin Tarantino fue el responsable de seleccionar los temas que musicalizarían su película, algo que se convertiría en una constante, y el resultado final es notable.

Reality Bites (1994):

El soundtrack del debut en la dirección de Ben Stiller es una combinación de canciones de los 80’s con temas de los 90’s, destacándose de la primera época la pegadiza “My Sharona” de The Knack (una de las favoritas de Kurt Cobain), “Tempted” de Squeeze y la hermosa “All I want is you” de los irlandeses U2.  De la década de los noventa sin duda la protagonista es la tierna “Stay” de Lisa Loeb, único éxito de la cantante, aunque también se pueden mencionar la atractiva “Locked out” de Crowded House y la simpática “Spin the bottle” de The Juliana Hatfield Three.

Pump up the volume (1990):

El mejor rock independiente de la época reunido en una banda sonora. El soundtrack de la película protagonizada por Christian Slater y que narra las aventuras de un adolescente que crea una estación de radio pirata FM desde su cuarto, contiene varios clásicos de grupos como Sonic Youth, Soundgarden, Pixies y algunos covers interesantes. Sin duda una de las mejores canciones del disco es el incomparable clásico de Leonard Cohen “Everybody knows”, incluido tanto en su versión original como en la correcta adaptación realizada por la banda Concrete Blonde.

Singles (1993):

La banda sonora grunge por excelencia: Pearl Jam, Soundgarden, Alice in Chains, Mother Love Bone, Mudhoney y Screaming Trees. Es decir lo mejor de un género que dominó la primera parte de los noventa y que resultó sumamente efectivo en el retrato de un grupo de jóvenes de Seattle en busca del amor. Pero no sólo hay grunge en este álbum: Paul Westerberg, cantante y líder de The Replacemments, Smashing Pumpkins y la leyenda Jimi Hendrix también aparecen en este disco que resulta imprescindible para cualquier amante de la música de los noventa.

Trainspotting (1996):

Elegida por la revista Vanity Fair como la séptima mejor banda sonora de la historia, la música que acompaña al segundo filme de Danny Boyle es insuperable: “Lust for life” de Iggy Pop, “Perfect Day” de Lou Reed y “Temptation” de New Order” se destacan entre lo mejor, pero no hay que dejar de lado canciones de la época hoy convertidos en clásicos: “Born Slippy” de Underworld, “2:1” de Elastica y “Mile end” de Pulp. El tremendo éxito de este álbum provocó que la disquera Capital lance una segunda parte, tan recomendable como la primera.

Natural born killers (1994):

El líder de Nine Inch Nails, Trent Reznor, fue el responsable de este soundtrack y a ello se debe que sea igual de demencial que el filme de Oliver Stone. Conformada por varios temas de su agrupación, siendo la mejor la frenética “Burn”, Reznor no sólo abraza al modern rock en esta banda de sonido, sino también al rap (Dr.Dre), al punk (Patty Smith y L7) y al folk (Bob Dylan y Leonard Cohen) y esa extraña mezcla es la que termina siendo el principal atractivo de este álbum no apto para oídos conservadores.

Romeo + Juliet (1996):

La banda sonora de la cinta de Baz Luhrmann ofreció parte de lo más selecto del rock de ese año: Radiohead, Garbage, Everclear, Butthole Surfers y The Cardigans. Pero no sólo eso, nos entregó también temas hoy considerados como los más emblemáticos de esas bandas como # 1 Crush en el caso de Garbage o Lovefool en el caso de The Cardigans. Dos temas de Radiohead se incluyeron en el filme: “Talk show host” y la hermosamente triste “Exit music (for a film), pero sería la primera la única que logró colarse en el álbum, mientras que la segunda fue reservada para esa joya llamada Ok Computer. Aunque contiene algunas canciones olvidables (“Young hearts run free”), este soundtrack es ampliamente recomendable.

Empire Records (1995):

Uno de los casos en el que la banda sonora supera al filme. El denominado rock alternativo de los 90’s fue el protagonista de la banda sonora del filme que protagonizó Liv Tyler y nos ofreció dos canciones representativas de esa década: “Till I hear from you” de Gin Blossoms y “A girl like you” de Edwyn Collins. Sumado a ello se incluyen atrayentes descartes de bandas como The Cranberries (“Liar”), Toad the Wet Sproket (“Crazy Life”) y Better than Ezra (“Circle of friends”).

The Crow (1994):

La película póstuma del hijo de Bruce Lee, Brandon, tuvo un soundtrack acorde con el clima de la película: oscura, gótica y abrasiva. The Cure, Nine Inch Nails, Pantera, Rollins Band, Rage Against the Machine, The Jesus and Mary Chain y Stone Temple Pilots componen una banda sonora sumamente atractiva con temas memorables como “Big Empty” de los liderados por Scott Weiland o “Burn” de The Cure. El cover del clásico de Joy Division, “Dead Souls”, también es destacable en este interesante álbum.

Buena Vista Social Club (1997)

Sólo basta ver la lista de canciones que componen este disco para saber que estamos frente a uno de los mejores soundtracks no sólo de los noventa, sino de todos los tiempos. “Dos gardenias” de Ibrahim Ferrer, “Chan Chan” de Compay Segundo, “Veinte años” de Omara Portuondo y “El Carretero” de Eliades Ochoa son sólo una pequeña muestra de un álbum perfecto de principio a fin y que funciona como el inmejorable complemento de una de las cintas más entrañables del alemán Wim Wenders.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s