Los mejores soundtracks de la década pasada: Desde Alta Fidelidad hasta 500 days of summer

HF 3Si hace unas semanas nos situamos en los 90’s para elegir los mejores soundtracks de esa época, esta vez le toca al turno a la primera década del 2000, que también reunió varias bandas sonoras para el recuerdo. Si la constante en los soundtracks de los noventa fue el rock alternativo, en la siguiente década fue una mezcla de ese género con el rock clásico el que sirvió de base musical a varias películas memorables.

Nuevamente elegimos nuestras bandas sonoras favoritas, los discos que reproducimos una y otra vez durante la década pasada y a los que volvemos siempre. Aquí va nuestro Top 10 de los mejores soundtracks del 2000 al 2009:

Alta fidelidad (2000): La cinta sobre las desventuras amorosas de un melómano irremediable debía tener una banda sonora decente y así fue. Bandas clásicas como The Velvet Underground (“Oh! Sweet Nuthin'”), The Kinks (“Everybody’s Gonna Be Happy”) o Love (“Always See Your Face”) se alternan con agrupaciones más recientes como The Beta Band o Stereolab, pero las dos joyas que se destacan plenamente en este soudntrack son la enternecedora “Most of the Time” del maestro Bob Dylan y la optimista “I Believe (When I Fall in Love It Will Be Forever)” del genial Stevie Wonder.

Casi Famosos (2000): Otro filme marcado por la melomanía y que reúne varias perlas del rock de los setenta. Si Singles convocó a lo más destacado del grunge de los noventa, esta vez el director Cameron Crowe apeló al rock clásico que lo influenció en su adolescencia: Led Zeppelin, The Allman Brothers Band, Simon & Garfunkel, The Who, Beach Boys, David Bowie, Lynyrd Skynyrd y Yes forman parte de este notable soundtrack, que tiene a “Tiny Dancer” de Elton John como la protagonista de uno de los momentos más emotivos del filme.

Amores Perros (2000): Dos discos reúnen todas las canciones de la banda sonora del atractivo filme del mexicano Alejandro Gonzáles Iñárritu. Lo mejor del rock latino forma parte de este soundtrack y varios son los temas para resaltar en un álbum sumamente interesante: La potente “Si señor” de Control Machete, las conmovedoras “Lucha de gigantes” de Nacha Pop y “Aviéntame” de Café Tacuba, la divertida “Coolo” de Illya Kuryaki and the Valderramas e incluso la salsa “La vida es un carnaval” de Celia Cruz se lucen en una banda sonora altamente recomendable.

Vanilla Sky (2001): Cameron Crowe aparece nuevamente en esta lista con otra banda sonora memorable. Esta vez el rock clásico cede el protagonismo al rock de la década pasada con R.E.M (“All the Right Friends” y la perfecta “Sweetness Follows” del magistral Automatic for the people) y Radiohead (La etérea “Everything in Its Right Place” del experimental Kid A) como sus máximos exponentes. Pero también hay espacio para el clásico “Solsbury Hill” de Peter Gabriel y la más reciente “Vanilla Sky” de Paul McCartney (Compuesta especialmente para la cinta y nominada al Oscar a Mejor Canción original), además de la lograda “Last Goodbye” de Jeff Buckley y la tierna “Svefn-g-englar” de Sigur Rós. Calificada como una obra maestra por The New York Times, este soundtrack es imprescindible para cualquier fanático de la música.

School of rock (2003): Jack Black interpreta a un músico fracasado que termina enseñando a un grupo de niños el ABC del rock. La cinta de Richard Linklater (Dazed and Confsued, Antes del amanecer, entre otras) es otra cinta que le rinde culto al rock clásico y su banda sonora es un claro ejemplo de ello: “Substitute” de The Who, “Touch Me” de The Doors, “Sunshine of Your Love” de Cream, “Immigrant Song” de Led Zeppelin y “Ballrooms of Mars” de T. Rex bombardean este álbum junto a dos temas de School of Rock (Banda conformada por Jack Black y compañía) el cover de AC/ DC “It’s a Long Way to the Top (If You Wanna Rock ‘n’ Roll)”  y el tema principal del filme, “School of Rock”.

 Kill Bill I (2003): Otra vez Tarantino se hace presente. Si Pulp Fiction fue uno de los mejores soundtracks de los noventa, Kill Bill lo fue de la década pasada. Nuevamente Quentin hace gala de su melomanía para rescatar una canción como “Bang Bang (My Baby Shot Me Down)” de Nancy Sinatra y hacerla brillar en el intenso prólogo de su filme. Pero los variados gustos del realizador no terminan ahí: El tema de la serie El Avispón Verde de Al Hirt o la conocida “The Lonely Shepherd” de Zamfir son otros de los hallazgos de Tarantino junto a la divertida “Woo Hoo” (cover de The Rock-A-Teens) de 5.6.7.8’s, el soul “Don’t Let Me Be Misunderstood” de Santa Esmeralda y la interesante “Run Fay Run” de Isaac Hayes.

Lost in Translation (2003): Sofia Coppola (Hija del célebre director de El Padrino, Apocalipsis ahora, La Conversación, entre muchas otras) es también conocida por tener buen tino al elegir la música que acompaña sus filmes y la cinta protagonizada por Scarlett Johansson y Bill Murray es prueba de ello. El cantante y líder de My Bloody Valentine, Kevin Shields, es el gran protagonista de este luminoso álbum al incluir cuatro canciones como solista y un clásico de su mítica banda: “Sometimes”. Otros momentos destacados del disco son obra de Air, Death in Vegas y Phoenix, pero la cereza de la torta es sin duda esa joya llamada “Just like honey” de Jesus and Mary Chain, que cierra de manera notable la conmovedora película de Coppola.

I’m Not There (2007): El extraño biopic de Bob Dylan posee una banda sonora notable. Lo anecdótico es que solo incluye una canción cantada por el propio Dylan, la cual le da título a la cinta. El resto de temas son logrados covers de clásicos del célebre cantautor tales como “All Along the Watchtower” a cargo de Eddie Vedder, “Highway 61 Revisited” interpretada por la cantante de Yeah Yeah Yeahs Karen O, “Knockin’ on Heaven’s Door”  por Antony and the Johnsons “The Wicked Messenger” por The Black Keys, “I Wanna Be Your Lover” por Yo La Tengo y la mencionada “I’m Not There” reinterpretada por Sonic Youth.

Into the wild (2007): El primer álbum en solitario del cantante de Pearl Jam, Eddie Vedder, fue el soundtrack de la última cinta dirigida por Sean Penn. Vedder se aleja del clásico sonido rockero de su banda para abrazar el folk rock con canciones emotivas y llenas de alma. “Hard Sun” y “Guaranteed” son los temas más representativos del disco, siendo el último ganador de un Globo de Oro a Mejor Canción de una Película. Otros temas destacados de esta producción son la deudora de R.E.M. “Setting Forth”, la interesante “End of the road” y la hermosa “Rise”.

500 days of summer (2009): La original historia de amor protagonizada por Joseph Gordon-Levitt y Zooey Deschanel tuvo una banda sonora notable que mezclaba con acierto canciones contemporáneas y temas de los 80’s, siendo The Smiths la estrella del álbum con dos de sus clásicos: “There Is a Light That Never Goes Out” y la suplicante “Please, Please, Please Let Me Get What I Want”. Otros momentos sublimes del disco son responsabilidad de la genial Regina Spektor (Las perfectas “Us” y “Hero”), la francesa Carla Bruni (“Quelqu’un m’a dit”), la banda indie The Temper Trap (la hipnótica “Sweet Disposition”) y Hall & Oates con la pegajosa “You make my dreams”, que musicaliza uno de los mejores momentos del filme.

Menciones especiales: En esta apartado tenemos que destacar a Oh Brother where art thou?, soundtrack de la cinta de los hermanos Coen que ganó el Grammy a Mejor Disco del año, The Royal Tennenbaums, que reúne a Bob Dylan, The Velvet Underground, The Clash, Ramones y al entrañable Elliott Smith y The Beach con Moby, Underworld, Blur, New Order y UNKLE como parte de una banda sonora compacta e interesante.

También tenemos que mencionar a The Departed, que contiene una extraordinaria version del clásico de Pink Floyd “Comfortably Numb” a cargo de Roger Waters y Van Morrison, además de clásicos de The Beach Boys y The Rolling Stones y Lords of Dogtown con lo más selecto del rock clásico: Black Sabbath, Iggy Pop, Deep Purple, David Bowie, Jimi Hendrix, entre otros.

Advertisements

One thought on “Los mejores soundtracks de la década pasada: Desde Alta Fidelidad hasta 500 days of summer

  1. Alta Fidelidad es fuera de una gran y divertida película de época, una película con un gran soundtrack. El lenguaje musical de las confrontaciones de los personajes es genial. Buen post. Agregaría como película en soundtrack. Empire Records, Matrix y Love Actually.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s