Escándalo Americano: David O. Russell triunfa de nuevo

AH

La primera imagen es chocante y contundente: Christian Bale luce calvo y realiza frente a un espejo un cuidadoso proceso para ponerse un bisoñé y peinarse de tal modo que oculte su calvicie. Bale esta vez no es más un héroe de comic, sino un estafador de poca monta que se ve obligado a colaborar con el FBI. El actor, que realiza una nueva transformación física, luce seguro pero también vulnerable y se debate entre dos amores: las endiabladamente sensuales y perturbadoras Amy Adams y Jennifer Lawrence. El cielo y el infierno, el día y la noche.

La nueva cinta de David O. Russell (Tres reyes, The Fighter y Los juegos del destino) es un interesante filme sobre estafadores, pero a diferencia de la reciente El Lobo de Wall Street carece de vértigo, aunque tiene puntos en común con los filmes de Scorsese: sus travellings, su ritmo narrativo, su efectivo soundtrack y esas voces en off recurrentes, que parecen sacadas de alguna película del célebre realizador neoyorkino.

O. Russel es un director que sabe sacar provecho de sus actores (Tres de ellos ganaron un Oscar: Christian Bale y Melissa Leo en The Fighter y Jennifer Lawrence en Los juegos del destino) y eso queda nuevamente en evidencia en Escándalo Americano. Bale es el centro de la atención pero la comparte con Bradley Cooper (que encarna a un agente del FBI obsesionado con el éxito profesional), un actor que debería dejar atrás las secuelas de The Hangover y concentrarse más en los roles dramáticos tras sus buenas actuaciones en Silver Linings Playbook, The Place beyond the pines y en este filme.

Lo de Adams y Lawrence es una pelea aparte ¿Quién está mejor de las dos? Ambas. Adams encarna con soltura a una ex stripper que se convierte en estafadora de manera tan natural que pone los pelos de punta. Es manipuladora, pero al mismo tiempo frágil. Calculadora y a la vez sensible. Una mezcla de personalidades que trasmite a través de la mirada y de gestos controlados, pero eficaces. Y Lawrence está impecable. Es inestable, voluble e igual de manipuladora que Adams. El duelo entre ambas en el baño es notable y es una de las mejores escenas de la película.

Escándalo americano es una comedia dramática sólida dirigida hábilmente por David O. Russell, un realizador que ya demostró su talento en The Fighter y Juegos del Destino. Nominada al Oscar en las principales categorías, tendrá un rival difícil de vencer en la cinta de Alfonso Cuarón, Gravedad. En caso no obtenga el premio a Mejor Película o Mejor Director, si uno de los cuatro actores nominados (Bale, Cooper, Adams y Lawrence) se lleva la estatuilla a su casa, se habrá hecho justicia en los premios de la Academia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s